Ville Valo Barcelona

.

En su momento, tuve la oportunidad de asistir a tres o cuatro shows en vivo de la banda HIM. Sin embargo, en cada uno de ellos, me di cuenta de que su desempeño en el escenario no se comparaba en lo absoluto con el encanto que transmitían sus álbumes de estudio. Lo que más me llamaba la atención era Ville Valo, quien para mí destacaba por su falta de carisma y energía como líder de la banda. Sin embargo, sorprendentemente, seguía despertando una ferviente admiración en sus seguidores, como si su simple presencia fuera suficiente para dejarlos en un estado de éxtasis, incapaces de resistir la tentación de asistir una y otra vez a sus conciertos, aún sabiendo que no cumplían con sus expectativas.

Bailando en la oscuridad

La noche comenzaba puntual y envidiable gracias al trío islandés Kælan Mikla y su peculiar propuesta entre sonidos oscuros y sintetizadores de estilo post punk. Canciones como "Draumadís", "Kalt" o "Næturblóm" animaban tímidamente al público mientras el ambiente iba calentando poco a poco, entre aplausos y nervios ante lo que estaba por venir.

Quizás no fuera la elección más adecuada para abrir un concierto de estas características, pero la audiencia más gótica disfrutó y supo apreciar el concepto musical de Sólveig Matthildur, Margrét Rósa y Laufey Soffía. Mientras tanto, parte del público que llenaba la sala mantenía una actitud más impasible.

El trío islandés supo adentrar al público en su mundo musical, oscuro y enigmático, con su original combinación de dark wave y synth wave. Canciones como "Draumadís", "Kalt" o "Næturblóm" cautivaron a los asistentes, que se dejaron llevar por los ritmos inquietantes y melódicos.

La sala poco a poco se fue calentando, gracias a la atmósfera musical hipnótica creada por Kælan Mikla. El respetable, entre aplausos y nervios, disfrutaba de un espectáculo que prometía ser inolvidable. Sin duda, un comienzo perfecto para una noche llena de sorpresas y emociones.

Bienvenido Majestad

Con la hora marcando las nueve y media de la noche, apareció en el escenario el cuarteto instrumental que acompaña a Ville Valo en su nuevo proyecto, justo antes de que su majestad infernal despertara a todos los fieles congregados para el ritual que estaba a punto de comenzar. Al son de la contagiosa "Echolate Your Love", tema que también abre su trabajo discográfico, despertó a sus seguidores con una energética interpretación de "The Funeral of Hearts" que emocionó a todos los presentes.

Las canciones de su disco debut se fusionaron en perfecta armonía con una selección de grandes clásicos que marcaron los momentos más importantes de su actuación. Cabe destacar que, sin embargo, todas y cada una de las elecciones de su repertorio fueron recibidas con entusiasmo y celebración. Mientras temas como "Neon Noir", la hermosa "Loveletting" o "In Trenodia" no despertaban las mismas emociones que el aclamado estribillo de "Right Here in my Arms", la potencia de "Buried Alive by Love" o la perfecta melodía de "Wings of a Butterfly", la constante sonrisa en el rostro del público ilustraba claramente...

Con una puesta en escena sobria y elegante, en la que destacaba únicamente su icónico heartagram iluminado con colores cambiantes y mostrando en su interior la vv de su nombre, Ville Valo brilló con una salud vocal que recordó a sus mejores épocas y una gran actitud sobre el escenario. Todo fluía a la perfección al ritmo de "Heartful of Ghosts", la pegadiza "The Foreverlost" o "Run Away From the Sun", demostrando la calidad de su álbum "Neon Noir" y cómo sus canciones funcionan perfectamente en la prueba más importante: el directo.

Raíces y horizontes forjando el mañana

Después de un merecido descanso, que honestamente se extendió más de lo deseado, regresaron con fuerza con "Soul on Fire", en un último homenaje a uno de sus grandes álbumes, 'Love Metal', que ya ha cumplido dos décadas desde su lanzamiento aunque parezca que fue ayer. "Salute the Sanguine" demostró ser una de las mejores creaciones de su nueva era, sirviendo como una hermosa introducción para la icónica "Poison Girl". Finalmente, "Saturnine Saturnalia" puso un punto y final de la misma manera en que había iniciado su show, al ritmo de...

Y así llegó el momento de despedirse, pero no sin antes presentar a su talentosa banda que los acompaña en el escenario, con un entregado e feliz Ville Valo liderando el concierto a la altura de las expectativas y dejando claro que están aquí para quedarse. En realidad, nunca deberían haberse ido, pero si fue necesario para que regresaran de la forma en que lo han hecho, definitivamente valió la pena. ¡Bienvenido de vuelta, Majestad!

Artículos relacionados