thick as a brick

Descubre la historia completa de ‘Thick as a Brick’ de Jethro Tull

El quinto álbum de estudio de la banda británica de rock progresivo Jethro Tull, titulado como "Thick as a Brick" (traducido literalmente como "grueso como un ladrillo"), vio la luz en el año 1972.

A pesar de que "Thick as a Brick" puede ser interpretado como una expresión que hace referencia a alguien con una mentalidad cerrada, también puede significar estar lleno de tonterías según lo dicho en el idioma inglés.

Sea cual sea su significado, este álbum es considerado uno de los más destacados en la carrera de la banda, con un sonido progresivo único que los llevó a la cima de la escena musical.

Trasfondoeditar

El lanzamiento de este álbum surge como respuesta a las críticas especializadas recibidas por su anterior trabajo, Aqualung, al cual habían considerado como un álbum conceptual. En una entrevista, Ian Anderson declaró: "Si los críticos quieren un álbum conceptual, les daremos un álbum conceptual". Además, el músico afirmó que esta obra era una parodia de otros trabajos de artistas como Yes y Emerson, Lake & Palmer, al igual que la película Airplane! es una parodia de Airport.

Gracias a esta fórmula, el álbum alcanzó el número uno en la lista de ventas en Estados Unidos y el quinto lugar en Inglaterra.

En cuanto al estilo de la obra, se podría catalogar como "sinfónico". La estructura musical de los distintos temas que se van entrelazando es más propia de una sinfonía que del rock. A lo largo de los 43 minutos de duración, se pueden contar una gran cantidad de instrumentos, incluyendo instrumentos típicos del rock, xilófonos, órganos Hammond, violines y, por supuesto, la característica flauta de Anderson. A diferencia de sus trabajos anteriores, este disco le da un gran protagonismo a los teclados, lo que añade un toque más progresivo a la composición.

Un ecléctico compendio de trovador vagabundo y compositor

En el mundo de la música británica, surgió una banda singular liderada por un escocés de aspecto peculiar, que combinaba elementos de música clásica con una apariencia extravagante, una mezcla entre Bach y un juglar mendigo. Con gran habilidad, tocaba la flauta traversa en el escenario, sosteniéndose en una sola pierna, y cantaba con una pasión que parecía ser su razón de vivir.

Ian Anderson, hasta el día de hoy, continua siendo el líder de Jethro Tull, una de las bandas más exitosas de rock progresivo y sinfónico, que ha vendido alrededor de 70 millones de discos y se ha mantenido en la escena musical a lo largo de la historia moderna.

Aunque su primer álbum, titulado This Was, no tuvo mucho éxito, sucedieron varias modificaciones en la alineación de la banda, donde incluso destacó como guitarrista el legendario Tony Iommi, quien luego se uniría a Black Sabbath. Estos cambios tuvieron un impacto positivo en la evolución musical de la banda.

Los detalles musicales

Thick as a Brick es una obra musical con una estructura sinfónica única, dividida en dos partes. En su grabación, Ian Anderson y sus compañeros decidieron utilizar instrumentos poco convencionales y poco comunes en el ámbito del rock de aquel entonces.

Además de la típica flauta traversa presente en bandas como Camel, Genesis y Focus, en este disco podemos encontrar xilófonos, mandolinas, laúd y violines. Estos, sumados a la presencia de teclados y sobre todo al sonido de órganos Hammond, le otorgan una frescura y variaciones interesantes a toda la obra.

A lo largo de los años, el disco ha sido lanzado y re-publicado en diferentes formatos, incluyendo el compact disc. En la edición del 25 aniversario, se agregó una versión en vivo grabada en 1978 en el Madison Square Garden de Nueva York, junto con una entrevista a Anderson. En la edición por el 40 aniversario, se añadió el anuncio promocional de radio que sonaba en Inglaterra en 1972.

Autobiográfico

De niño, yo era un tanto rebelde. Mientras la mayoría de mis compañeros seguían la ruta establecida de la educación primaria y luego se integraban en la sociedad convencional, yo siempre fui diferente. Me consideraba un niño que gustaba de reflexionar sobre la vida y su complejidad. Mi fascinación por las novelas de ciencia ficción, con su apasionante visión del futuro, me llevaba a cuestionar la realidad. Todo ese mundo interior lo plasmé en la personalidad de Gerald Bostock.


Aunque nunca lo admitió por completo, se puede decir que llevaba un enfoque casi tiránico en su proyecto. Tan perseverante como el título de su disco, el cantante trabajó incansablemente durante meses para componer cada una de las partes de la obra en dos actos.


En los ensayos, no había lugar para cambios ni discusiones. Todo estaba meticulosamente planeado en la mente de este hombre, más que en la de su banda en ese momento conformada por Martin Barre en la guitarra, John Evan en los teclados, Jeffery Hammond-Hammond en el bajo eléctrico y Barriemore Barlow en la batería.

Rock progresivo y sinfónico

En las postrimerías de los años sesenta y a lo largo de la siguiente década, un fenómeno musical nacido en el Reino Unido comenzó a expandirse fervorosamente por todo el globo: el "Rock Progresivo". Esta etiqueta, inventada por jóvenes talentosos, combinaba ingredientes como el blues, el folk, el rhythm and blues, el jazz, la psicodelia y el clasicismo, creando algo sin precedentes hasta entonces.

Pero estos genios virtuosos, que en su mayoría eran estudiantes de Bellas Artes y tenían entre 17 y 25 años de edad, no se conformaron con eso. Aún más audaces, decidieron fusionar el rock con la música sinfónica, dando origen al "Rock Sinfónico". Un movimiento que contó con el apoyo de bandas que luego alcanzarían reconocimiento incluso en los rankings de éxitos, como el aclamado álbum "Close to the Edge" de Yes, que llegó a figurar en la lista de los 100 discos más vendidos de la revista Billboard. Un delirio que hoy en día sería impensable.

Grabado en dos semanas

Aqualung fue grabado en los reconocidos Morgan Sounds Studios, ubicados en Willesden, un barrio al noroeste de Londres. Este estudio ha sido utilizado por reconocidos artistas como Blind Faith, The Kinks, América, Paul Simon y Supertramp. Sin embargo, a la banda liderada por Ian Anderson le tomó solo dos semanas y un poco más completar la grabación de su álbum.

Este tiempo récord para la época era todo un logro, ya que Aqualung había sido un éxito y este nuevo disco representaba una oportunidad para dar un salto hacia adelante. Ian recuerda: "No sabíamos si iba a funcionar, podía habernos arrastrado al abismo, pero afortunadamente no fue así".

En abril de 2012, Ian Anderson sorprendió al público al lanzar Thick As a Brick Parte 2, demostrando una vez más (aunque no hacía falta) que las segundas partes nunca son buenas. Sin embargo, este álbum es en realidad un disco solista de Ian, que a pesar de sus buenas intenciones y algunos momentos interesantes, no logra superar el nivel de "digno".

La tendencia del álbum temático en la industria musical

Ha llegado el momento de hablar del quinto disco de estudio de la banda: Thick as a Brick. Con este título, que evoca la idea de ser tan duro como un ladrillo, Jethro Tull nos presenta una obra maestra conceptual, repleta de contundencia y un toque de ironía dirigida a ciertos periodistas ingleses.

Estos críticos, en su momento, catalogaron a Aqualung como un álbum conceptual, algo que no le cayó del todo bien al siempre efervescente Ian Anderson.

Por aquel entonces, los discos conceptuales estaban en boga. Todo comenzó, como no podía ser de otra manera, con The Beatles y su fabuloso Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club Band, en 1966.

Más tarde, en 1969, The Who lanzó su famosa ópera rock Tommy, y a partir de ahí una pléyade de artistas se unieron a la moda: David Bowie con The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, y Mick Oldfield con Tubular Bells, cuyo fragmento fue incluido por el director de cine William Friedkin en su famosa película El Exorcista, en 1973.

Envoltorio de lujo

¡Increíble obra en vinilo! ¡Disfrútala ahora en su versión original! Esta magnífica creación viene envuelta en un sorprendente packaging. Se trata de un curioso diario de doce páginas (The St. Cleve Chronicle & Linwall Advertiser), una parodia de los periódicos sensacionalistas ingleses de la época. En él, se encuentran noticias ficticias que te dejarán boquiabierto.

Sin duda, la historia más relevante que se cuenta es la del niño prodigio Gerald Bostock. (Su apellido no es casualidad, ¿eh? ¡Woodstock!). Su alter ego, Little Milton, hace referencia tanto al poeta inglés del siglo XVII, John Milton, como a uno de los bluseros más influyentes del Mississippi: James Milton Campbell Jr.

Si echamos un vistazo a la portada, podemos ver a Bostock en una foto, justo cuando el jurado de un concurso de literatura le arrebata el premio por un escándalo mayúsculo. Al parecer, el niño prodigio ha dejado embarazada a una chica de catorce años, que se encuentra un poco más alejada en la misma imagen.

Artículos relacionados