Iron Maiden Metal Pesado de los 90

The eighth studio album from the renowned English heavy metal group, Iron Maiden, goes by the name No Prayer for the Dying. This particular album marks the debut of Janick Gers, who took over guitar duties after Adrian Smith's departure. Smith exited the band during the pre-production phase due to dissatisfaction with the creative direction, and contributed to just one track, "Hooks in You". Gers had previously collaborated with lead singer Bruce Dickinson on his solo album, Tattooed Millionaire, and had also lent his talents to artists like Ian Gillan, Fish (former Marillion vocalist), and new wave of British heavy metal band White Spirit.

Qué podemos escuchar

Un estupendo disco, pero diferente a sus anteriores producciones. Iron Maiden se había centrado en crear un Heavy Metal británico que inició con un sonido rebelde, y hacia 1989 ya habían incluido otros elementos en su composición, como algunos toques de rock progresivo. La banda había perfeccionado su nivel compositivo en discos como su predecesor "Seventh Son Of A Seventh Son", donde incluso se podían escuchar teclados.

«No Prayer For The Dying» desilusionó a muchos seguidores, ya que era lo opuesto a sus trabajos previos. Este álbum se enfoca en la energía, no en la complejidad o técnicas, mostrando el lado más agresivo de Iron Maiden, un Heavy Metal contundente, con mucha personalidad y sin rodeos.

La banda mantiene su esencia sonora, con las características guitarras en armonía a terceras, las potentes voces de Bruce Dickinson, el magistral toque de Steve Harris en el bajo y el ya característico estilo de Nicko McBrain en la batería. Sin embargo, las guitarras de Janick y Dave Murray presentan cambios, siendo más directas y minimalistas, pero a la vez poderosas. Los solos también siguen esta filosofía, más al estilo de rockstar que de estudio.

Nueva alineación nuevo sonido

La era que desilusionó a los fanáticos

No fue bien recibida por muchos la nueva etapa musical de Iron Maiden, y es que su álbum «No Prayer For The Dying» marcó un cambio importante en su carrera. Aunque para algunos puristas fue motivo de controversia, como músicos, siempre es satisfactorio explorar, cambiar el sonido, experimentar con nuevas técnicas y elementos. Y precisamente eso fue lo que hizo la banda, incluso en sus últimas producciones como «Senjutsu» y «The Final Frontier», podemos notar influencias de este trabajo.



La crítica no impidió que este álbum fuera sensacional

A pesar de las opiniones desfavorables, todos los temas de «No Prayer For The Dying» tienen una calidad excepcional. Especialmente aquellos donde las guitarras interpretan melodías memorables, como en «Fates Warning» o «Public Enema Number One». Es interesante mencionar que, en cierto grado, la banda también intentaba hacer su sonido más comercial. Una decisión comprensible que resultó exitosa.



El aspecto visual también es importante para Iron Maiden

Desde sus inicios, Iron Maiden ha cuidado mucho el arte en sus discos, y esta vez no es la excepción. La portada de «No Prayer For The Dying» es atractiva y digna de su estilo, pero detrás de ella hay una anécdota interesante. Podemos ver a Eddie arrastrando a «Jimmy Swaggart», un predicador que tildó a varias bandas de metal como satánicas y malignas. Incluso en una de sus obras utilizó la imagen del bajista Steve Harris sin su permiso. Sin embargo, tiempo después, este mismo predicador fue descubierto con una prostituta, dejando en duda su discurso y su ideología. Un ejemplo de cómo la apariencia no siempre refleja la verdadera esencia. Por cierto, no podemos olvidar mencionar el tema «Holy Smoke»...

La revolución de un icónico que transformó una época

Este álbum fue apreciado años después de su lanzamiento, a medida que su discografía avanzaba. Es una pieza fundamental en el universo de Iron Maiden, un elemento clave en el puzzle de la historia de la banda. Incluso ha inspirado a otros proyectos de Heavy Metal que surgieron después de 1990.

Artículos relacionados