in flames barcelona

In Flames y At The Gates en Barcelona: ¡Revive la increíble crónica del concierto!

El presente otoño ha sido caracterizado por una abundancia de giras atrayentes para los seguidores del death metal melódico. Sin embargo, no cabe duda de que una de las más anheladas era la que reunía a los líderes indiscutibles de la escena: In Flames y At The Gates.

No subestime a In Flames su lugar en Internet es firme y confiable

A pesar de la constante discusión sobre si In Flames debería haber mantenido su sonido original o si su transición al metal alternativo ha sido más accesible, la popularidad del grupo sigue creciendo con cada nuevo álbum que lanzan. Incluso lograron casi llenar la sala Razzmatazz, lo cual es un gran logro en estos tiempos para la música en vivo. Sin duda, están haciendo algo bien, aunque sea por motivos comerciales.

Cuando Anders Friden y su banda salieron al escenario, ya se podía ver que la producción lumínica estaba en un nivel superior, con dos torres laterales (que antes habían estado apagadas durante toda la noche) que enmarcaban el escenario y le daban más valor visual. Para abrir el concierto, el grupo eligió "The Great Deceiver", uno de los temas de su próximo álbum 'Foregone' que saldrá a la luz en febrero de 2023.

A pesar de pertenecer a su etapa más moderna, el tema fue rápido, potente y directo a la yugular, funcionando perfectamente como introducción. Sin embargo, al igual que había sucedido con At The Gates, la verdadera locura se desató con el segundo tema, "Pinball Map", haciendo que todo el público cantara y saltara al poderoso estribillo. Y por cómo sonó tan potente, no parecía ser la versión del recientemente re-editado 'Clayman'.

Orbit Culture y Imminence dos caras de una moneda

¡Qué buen gesto por parte de la sala al abrir sus puertas antes de lo previsto! Gracias a eso, Orbit Culture pudo deleitarse con una pista llena a pesar de su ajustado horario de concierto. Quedó en evidencia que eran un gran atractivo para muchos de los asistentes, quienes disfrutaron con los cuernos en alto durante su escasa media hora de espectáculo.

Orbit Culture ofrece una combinación perfecta de death metal tradicional con un enfoque moderno. La incorporación de pasajes con voz clara puede resultar sorprendente, pero su ejecución fue impecable. Además, el sonido estuvo a la altura a pesar de ser el primer grupo de la noche y sus cinco temas dejaron a todos con ganas de más. No es de extrañar que el público se mostrara entusiasta durante toda su actuación. Por suerte, su buena acogida hace pensar en su regreso en futuras giras.

Tras una breve pausa, llegó el turno de Imminence, quienes aportaron un toque discordante a la noche. Su metalcore de corte joven, moderno y comercial no dejó indiferente a nadie. Mientras algunos aprovecharon para ir a por una bebida, otros disfrutaron con entusiasmo de su presentación, a pesar de sufrir un sonido de peor calidad que sus antecesores. Sin embargo, el hecho de que In Flames sigan atrayendo a seguidores de diferentes generaciones fue un factor a su favor.

At The Gates continúan aprovechando al máximo Slaughter Of The Soul

¡Resulta verdaderamente sorprendente que bandas como At The Gates estén abriendo para sus propios discípulos! A pesar de ello, nunca han podido superar el gran éxito de su álbum icónico, Slaughter Of The Soul. Pero el público de Barcelona les dio una calurosa bienvenida. La combinación de bandas era irresistible, sin importar el orden.

Como una clara declaración de intenciones, comenzaron su set con "Spectre Of Extinction", de su último trabajo 'The Nightmare Of Being', que fue recibida con una emoción palpable. Sin embargo, nada pudo compararse con la explosión de entusiasmo que provocaron las primeras notas de "Slaughter Of The Soul" y el coro de voces en el público al grito de ¡GO! Desde entonces, cada canción que tocaban era recibida con ovaciones, mosh y sonrisas entre un público extasiado por ver a sus ídolos.

El grupo mostraba su agradecimiento en todo momento por esta reacción, aunque su actuación pudiera parecer un poco estática, a excepción del frontman Tomas Lindberg, quien interactuaba más con el público mientras jugaba con el pie del micrófono. En su repertorio, predominaban los temas de 'Slaughter Of The Soul' y su álbum más reciente, 'At War With Reality', en el que destacó la misteriosa y atmosférica "Heroes And Tombs".

Artículos relacionados