echo and the bunnymen madrid

Concierto de Echo & The Bunnymen en Madrid: Fechas y detalles 2023

Según Ian McCulloch, cantante de Echo & The Bunnymen y ferviente seguidor del Liverpool, pertenecer a esta banda es equivalente a portar la camiseta de su equipo de futbol, cuyo amor incondicional se demuestra al llevarla con orgullo. Este nativo de Liverpool definitivamente no es un individuo predecible, pero siempre auténtico. Y cuando expresó esta comparación entre su amado equipo y su icónica banda, lo hizo con total seriedad. Sin embargo, la realidad siempre puede ser distinta a cómo nos vemos a nosotros mismos y cómo nos perciben los demás, tal como se pudo comprobar en el Visor Fest.

Valorando los orígenes del rock español una reivindicación necesaria

Su guitarra, evocadora y distintiva, es su sello de identidad. Sin embargo, su actitud da la impresión de ir por libre. Al igual que Ian McCulloch, el vocalista y líder, con quien tuve una charla hace cuatro años. Durante la entrevista, me informó sobre un próximo disco de la banda (¡previsto para 2020!) con un sonido similar al glam rock de David Bowie o Lou Reed. Cuatro años después, nada más se sabe al respecto. Will Sergeant no solo es esquivo al responder mis preguntas con su característico sarcasmo de escocés, sino que también se rehúsa a hablar al respecto...

La muerte de la radio por el streaming

Reconoce que su destino pudo ser mucho mayor en términos comerciales, al nivel de la reconocida banda U2. Sin embargo, la partida del cantante Ian McCulloch en 1988, en pleno apogeo, afectó su carrera, ya que el resto de la agrupación deseaba continuar.

McCulloch tomó la decisión de abandonar el grupo y emprender una corta carrera en solitario, recuerda Will Sergeant, guitarrista de Echo and the Bunnymen. El abrupto cambio paralizó su avance, pero Sergeant no duda en hablar claro al respecto.

El repertorio de sus conciertos en España se enfocará principalmente en los primeros cuatro álbumes de la banda, considerados los mejores y con identidad propia en cada uno, incluyendo temas que no han interpretado en años, como "Heads Will Roll" de 1983. Estas presentaciones contrastan con sus actuaciones en su país, donde se unieron a la Filarmónica de Liverpool para revivir el legendario "Ocean Rain" de 1984, cuarto disco de su exitoso álbum en serie que inició con "Crocodiles" en 1980, seguido por "Heaven Up Here" en 1981 y "Porcupine" en 1983.

Cuando se formó Echo and the Bunnymen, su estilo post-punk y su toque psicodélico les valió comparaciones con bandas icónicas como The Velvet Underground y The Doors. Curiosamente, el único miembro del grupo que apreciaba a Jim Morrison y compañía era Will Sergeant, mientras que el resto tenían una mentalidad punk que despreciaba la música anterior, pero con el tiempo, reconocieron la grandeza de The Doors, de acuerdo con el guitarrista. La influencia de bandas de Estados Unidos fue constante en la etapa de formación de Echo and the Bunnymen, como Television, Wire, Gang Of Four, Pere Ubu, Suicide y Talking Heads.

Artículos relacionados