acorde de septima de dominante

Uso de acordes de séptima de dominante en piano, guitarra y más

Los acordes de séptima de dominante son fundamentales en la música occidental, utilizados en una amplia variedad de géneros y estilos. Estas formaciones de cuatro notas son conocidas por su sonido disonante y tenso, que crea un impulso hacia la resolución en otras notas y acordes. En este artículo, vamos a explorar cómo se forman los acordes de séptima de dominante, su estructura y características, la razón detrás de su nombre y cómo se utilizan en diferentes instrumentos como el piano, la guitarra y el aumento de la séptima y la disminución de la séptima. También repasaremos algunos ejercicios para practicar y mejorar la habilidad de tocar estos acordes en diferentes tonalidades, incluyendo el acorde de séptima de dominante en Re mayor. ¡Prepárate para aprender sobre una de las formaciones de acordes más importantes y versátiles en la música!

Introducción: ¿Qué es un acorde de séptima de dominante?

Un acorde de séptima de dominante es uno de los acordes más importantes en la música, utilizado en una amplia variedad de géneros y estilos. También conocido como acorde de séptima mayor, es un tipo de acorde de cuatro notas compuesto por la tónica, la tercera mayor, la quinta justa y la séptima mayor. Este acorde se caracteriza por su sonido intenso y enérgico, lo que lo convierte en un elemento clave en la progresión armónica y en la creación de tensión y resolución en la música.

Origen y evolución

El acorde de séptima de dominante tiene sus raíces en el periodo del Renacimiento, donde se comenzó a explorar la armonía en la música. A lo largo de los siglos, este acorde evolucionó y se utilizó cada vez más en la música barroca y clásica. Sin embargo, fue en el jazz y en la música popular donde realmente se desarrolló y se popularizó, siendo una herramienta fundamental para crear cadencias y progresiones armónicas complejas y emocionantes.

Construcción y función

Como se mencionó anteriormente, un acorde de séptima de dominante está compuesto por cuatro notas: la tónica, la tercera mayor, la quinta justa y la séptima mayor. Si en un acorde de séptima de dominante la séptima es menor, se le conoce como acorde de séptima menor. El acorde de séptima de dominante tiene una función fundamental en la armonía, ya que su sonido disonante crea una tensión que hace que la resolución a un acorde mayor o menor sea muy satisfactoria.

Aplicaciones

El acorde de séptima de dominante es utilizado en una gran variedad de géneros y estilos musicales, desde el jazz y el blues hasta la música pop y el rock. En el jazz, es común encontrar el acorde de séptima de dominante en la progresión ii-V-I, una de las progresiones más utilizadas en este género. En la música pop y el rock, el acorde de séptima de dominante se utiliza para crear tensión y emoción en la progresión armónica, y a menudo se resuelve a un acorde mayor o menor en el siguiente acorde.

En resumen

El acorde de séptima de dominante es un elemento fundamental en la armonía y la creación de tensión y resolución en la música. Su sonido intenso y enérgico lo hace un acorde versátil y ampliamente utilizado en una gran variedad de géneros y estilos. Ahora que sabes qué es un acorde de séptima de dominante, ¡disfruta de explorar sus posibilidades en tu propia música!

Cómo se forma un acorde de séptima de dominante

Los acordes de séptima de dominante son uno de los elementos más importantes en la música occidental, especialmente en géneros como el jazz y el blues. Son acordes que tienen un sonido muy característico y que se utilizan para crear tensión y resolver en otras armonías.

Para formar un acorde de séptima de dominante, se necesita una tonalidad específica. Ésta es la nota raíz del acorde, que puede ser cualquier nota en la escala musical. Por ejemplo, si nuestra tonalidad es C, la nota raíz sería C.

A partir de la nota raíz, se construye la séptima de dominante. Esto se hace al agregar una nota que se encuentra a una distancia de una tercera menor de la nota raíz. En el caso de nuestro ejemplo, la séptima de dominante sería Bb.

Finalmente, se añaden dos notas más para completar el acorde: la tercera y la quinta. En el caso de nuestro acorde de séptima de dominante de C, la tercera sería E y la quinta seria G.

Es importante tener en cuenta que, al igual que muchos otros acordes, se pueden añadir notas adicionales para crear variaciones y tonalidades diferentes. Por ejemplo, se puede agregar una novena (D en nuestro ejemplo de C) o una oncena (A en nuestro ejemplo de C) para dar más color y profundidad al acorde.

Pero en esencia, la formación básica de un acorde de séptima de dominante se basa en la nota raíz, la tercera, la quinta y la séptima de dominante. Practica esta formación en diferentes tonalidades y verás cómo puedes utilizarla para crear tensión y resolver en otras armonías en tus composiciones musicales.

Características de los acordes dominantes

Los acordes dominantes juegan un papel importante en la armonía musical. Se caracterizan por su sonido fuerte y resuelto, añadiendo tensión y movimiento a la armonía de una pieza. A continuación, se presentan algunas de las características más importantes de estos acordes:

  • Se forman a partir del quinto grado de una tonalidad.
  • Son construidos por una nota fundamental, una tercera mayor y una quinta justa.
  • La nota fundamental es el tono más importante del acorde y le da su nombre.
  • La tercera mayor es la nota que define si el acorde es mayor o menor.
  • La quinta justa es la nota que da estabilidad y plenitud al acorde.
  • Son considerados acordes activos, ya que tienden a resolver en otro acorde de tonalidad.
  • Tienen una sonoridad característica, siendo utilizados en muchos géneros musicales.
  • Su uso correcto y adecuado puede enriquecer y dar fuerza a una composición, por lo que es importante comprender sus características y cómo se relacionan con otros acordes en una progresión armónica.

    El porqué del nombre "séptima de dominante"

    En el mundo de la música, una de las figuras más importantes es la séptima de dominante, también conocida como acorde de séptima. Este acorde está presente en una gran cantidad de géneros musicales y es fundamental para la armonía en la música occidental. Pero, ¿por qué se le conoce con este nombre?

    La séptima de dominante, como su nombre lo indica, está formada por cuatro notas: la fundamental (primera nota de la escala en la que se está), la tercera, la quinta y la séptima. Esta última nota es la que le da el nombre al acorde, ya que es la séptima nota de la escala de la tonalidad en la que se encuentra.

    Lo que hace a este acorde tan importante es su función de dominante en la armonía. La dominante es el acorde que se encuentra en el quinto grado de la escala y tiene una gran tensión que resuelve en la tónica, el primer grado de la escala. La séptima de dominante ayuda a crear esta tensión y a resolverla de forma satisfactoria, generando una sensación de conclusión en la música.

    Además de su función armónica, la séptima de dominante también es utilizada como recurso melódico. Al agregar la séptima nota a una melodía, se le otorga a esta un toque de tensión y complejidad, enriqueciéndola y haciéndola más interesante.

    Su nombre hace referencia a su función de dominante en la armonía, que es la base de la música tonal. Así que la próxima vez que escuches una pieza musical, presta atención a la séptima de dominante y su importancia en la construcción musical.

    Artículos relacionados